LinkWithin

Related Posts with Thumbnails

martes, 16 de diciembre de 2008

BHAKTAPUR. Nepal


Hoy en vez de pedir un taxi, hemos viajado en una máquina del tiempo y hemos llegado a la Edad Media, a Bhaktapur. Esa es la sensación que se tiene cuando se está en este pueblo a 13 kilómetros de Katmandú.

La población está amurallada y los nepalíes cobran por entrar. Me parece una costumbre bastante rara, además, la entrada no era barata: 700 rupias nepalíes (9€). Mientras decidíamos si entrar o no, una chica de edad indeterminada y con una evidente discapacidad mental, me estrujaba el brazo. Como si yo fuera una bola de esas para tranquilizarse. Le dejo, si eso le entretiene…


Pensamos que tendría que haber una alternativa: un agujero en el muro, una parte que se pueda escalar, etc. Y así fue. Vimos una zona en la que la barrera era muy baja y que daba a una pradera con niños jugando a las cometas. Con la excusa de jugar con ellos saltamos. Ya estamos dentro de Bhaktapur.


Lo más característico es el Durbar Square. Una gran plaza con monumentos y templos. Aquí podemos encontrar la Puerta del León, la estatua del rey Bhupatindra Malla, la Puerta Dorada y la galería de arte, entre otras cosas. Pero como siempre, lo más interesante y divertido es callejear. De repente no hay turistas, sólo sus habitantes llevando una vida tranquila. Unas mujeres tejen, una señora de piernas tatuadas lava la ropa con el pecho al aire, los niños llevan cántaros dorados, los hombres se ríen entre búfalos, otros críos posan para mis fotos y juegan al críquet.



Salí de Bhaktapur y ahí seguía la nepalí discapacitada. Me quedé esperando a mi máquina del tiempo sentada junto a ella. Me apretaba el brazo, la cara, me besaba la mano, se reía mostrando unos dientes tremendamente mal cuidados. La chica podía tener entre 17 y 30 años y por su escasa higiene, se notaba que hacía mucho tiempo que nadie se ocupaba de ella.