LinkWithin

Related Posts with Thumbnails

viernes, 12 de noviembre de 2010

André Brugiroux en Trotamundos Aragoneses: "La Tierra es un solo país, 400 000km alrededor del mundo en autostop"


La asociación Trotamundos Aragoneses nos trajo ayer a André Brugiroux con su conferencia “La Tierra es un solo país, 400 000km alrededor del mundo en autostop.

André ha visitado todos los países y territorios del mundo y aún sigue viajando. Justo ayer cumplió 73 años pero eso no hace que deje sus costumbres viajeras: dormir a la intemperie y hacer autostop.
Esta manera de viajar le permitió realizar un viaje de 400 000km entre1967 y 1973 por todo el mundo. Disponía de un dólar para alimentarse y mantener el material de la cámara, porque André inmortalizó su periplo grabándolo en 8mm.

Durante la charla nos mostró la primera parte de la película mientras explicaba su viaje con mucho humor y acento francés —además de su lengua materna, habla inglés, alemán, italiano, español y se lamenta por no hablar ruso —. En el film se podían ver escenarios que probablemente hayan cambiado por completo, pues hacía 40 años del viaje y aquel grano de película antigua nos recordaba la singularidad de las grabaciones. Según este viajero, no existía el turismo tal y como lo conocemos; por lo tanto un viajero era recibido como una persona que viene de tierras lejanas y era bienvenido. Hoy en día la visión de un turista se asemeja más al símbolo de un dólar con patas; lo que hace que en el 2010 su viaje sea irrepetible.
El mundo ha cambiado: para ir al Machu Picchu hay que pagar una tasa; para ver los Templos de Angkor desembolsé 20€ y me encontré con que había que pagar para entrar en la plaza principal de Katmandú —aunque no lo hice, porque no me pareció justo—. En cambio, André nos contó que había pasado la noche en estos lugares tranquilamente y sin perder dinero.

Este viajero francés tenía dos años cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial. Creció en París y se escondía en su sótano cuando sonaban las sirenas de los bombardeos, lo que le marcó profundamente y, su decisión de viajar por el mundo, fue potenciada por el deseo inconsciente de descubrir si la paz podría ser posible algún día.

A la edad de 17 años salió de su casa con 10 francos en el bolsillo y no volvió hasta los 35. Comenzó trabajando en Europa fregando platos, de limpiabotas y de lo que encontraba. Hizo el servicio militar en el Congo. De ahí partió a Canadá en donde ganaba más dinero como traductor. En tres años ahorró lo suficiente para un viaje que duraría el doble de su estancia en Canadá.
Comenzó a viajar en autostop, barcostop y ¡avionstop! Llegó hasta Alaska en donde salió en la portada del periódico por haber hecho la locura de hacer autostop a -45ºC —las imágenes de su película eran sobrecogedoras
.
Durante sus viajes fue encarcelado siete veces, casi muere en varias ocasiones, le han deportado, roba
do, etc. Se quedó con el Dr. Schweitzer en su hospital en Lambaréné (Gabón), con los hippies en San Francisco, con los cazadores de cabezas de Borneo, convivió con monjes budistas en Bangkok y con los esquimales de Alaska, estudió yoga en un ashram en la India y trabajó en un kibbutz en Israel, y además vio, entre otras cosas, el negocio de contrabando de piedras preciosas en Ceilán (ahora Sri Lanka) y los campamentos de refugiados en Camboya.

Se ha dedicado a la misión de dar a conocer el bahaísmo alrededor del planeta, mediante su obra Les chemins de la paix (Los caminos de la paz). En el curso de su viaje, descubrió y aceptó una idea que apareció en el siglo XIX gracias a un persa llamado Bahá'u'lláh cuyas obras están traducidas a 802 idiomas: "La Tierra es un solo país". Según André, esto ya es así; basta que haya una crisis financiera en Estados Unidos para que la economía de cada uno de los países tenga que modificar sus procedimientos. Se muestra positivo explicando que solamente unidos podemos alcanzar la paz y afirma que nunca ha sido el planeta tan pacífico como ahora a pesar de los problemas actuales.

Tras la charla hubo una ronda de preguntas. Me hizo gracia la respuesta que le dio a una señora que le preguntó que, en caso de echar raíces, de que país se trataría teniendo en cuenta que conoce cada uno de ellos.

- En España o Italia… O cualquier país en el que haya queso.






XI Jornadas de viajes continúa los siguientes jueves:

El 18 de noviembre: "Islandia, tierra de contrastes" por María López García.
El 25 de noviembre: "De Mongolia a casa" por Iñaki Albizu.
El 9 de diciembre: "Transahariana, la contramigración de vehículos de Europa a África" por José Corrales.


11 comentarios:

José María dijo...

Pero este tío es de verdad? Al leer a gente así te das cuenta de lo poco interesante que es tu vida...

Adalberto dijo...

Totalmente de acuerdo con José María pero añado que es la vida que te vende desde pequeño, la de todo el mundo, la de los del montón, la que encontramos poco interesante.

Desde que conocí las historias de todas estas personas mi visión del mundo ha cambiado diametralmente, sus testimonios motivan a escapar de nuestras rutinas sin sentido.

Saludos desde el Caribe

Aventurer@ dijo...

Genial Inés, este es uno de los grandes viajeros del mundo y es adorado por nuestro querido viajero Jorge Sanchez. Recientemente viajaron juntos para hacer la Ruta de los Huesos en Siberia...por cierto, muy intresante el libro, te lo recomiendo. Gracias por acercarnos este documento tan valioso. Un abrazo y buen finde.

bleid dijo...

Una persona diferente que te demuestra lo mucho que se puede hacer y lo aburrido de nuestras ¡vidas
un abrazo

Antonio Aguilar dijo...

Ver a André es para los amantes de los viajes como para los de la música un último concierto de Elvis,los Beatles. los Rolling o Pink Floyd.

André es, qué duda cabe, uno de los mejores viajeros de nuestra era, y basta ver el aura que desprende hablando y su humanidad implícita para darse cuenta. Una gran inspiración.

Arg! Me lo perdí!

PEDROHUELVA dijo...

viajar, conocer y admitir otras culturas, nos hace bueno.

en la mirada de este señor, se aprecia ese alo de viajero.

gracias por esta entrada, llena de esperanza.

saludos.

Fran dijo...

Inés, de mayor quiero ser como este célebre viajero je je. Madre mía que barbaridad, lo que podrá contar este hombre...
Un saludo.

kaskero dijo...

Pero este tio es la leche!!!! no había oído nunca hablar de él y me parece una de las personas más interesantes que puede haber ahora mismo sobre la tierra. Tiene que ser una pasada el poder escucharle por unas horas y compartir con el su gran viaje

Helena dijo...

Hola Inés, pese a que te sigo desde hace algún tiempo aún no me había lanzado a comentarte... Voy a cambiarlo.
La verdad es que la vida de este hombre ha sido una continua aventura. Todo un ejemplo.
Un saludo

Ines_tables dijo...

José María: Te sorprendería ver la de gente que no lleva una vida standard...

Adalberto: Es muy interesante escuchar a estas personas que de verdad pueden hablar del mundo, ¡porque lo conocen todo! Me gustaría leer si libro sobre la paz. Quién sabe..

Aventurer@: Es que son muy grandes los dos. También han estado juntos en Socotra. El otro día Jorge Sanchez me dijo que André es probablemente el mejor viajero del mundo.

Bleid: pero siempre podemos cambiar nuestras vidas, ¿no? Las ataduras que tenemos son casi todas evitables.

Antonio Aguilar: Me ha hehco gracia tu comparación con un concierto de los míticos :) Lo siento un montón por no haberte avisado con más tiempo. No sabría que te hubieras venido desde Madrid: ciudad en la que pasan muchas más cosas que en mañolandia.
Un besico y prometo avisarte las proximas veces. Nos vemos en la capital!

Pedrohuelva: desde luego, nos hace más sabios. Gracias Pedro.

Fran: pues puede contar mil cosas, pore so escribe libros :)

Kaskero: yo hasta hace poco tampoco había oído hablar de él. Es muy interesante y divertido escucharle.

Helena: pues comenta, mujer, pero eso está! Sí, que nos sirva de ejemplo para lanzarnos al mundo. Un saludo!

manu dijo...

Buenos días, muchas gracias por el artículo de André Brugiroux y por la difusión de las XI Jornadas en tu Blog.
Saludos
Manolo
Trotamundo Aragoneses