LinkWithin

Related Posts with Thumbnails

miércoles, 4 de noviembre de 2009

TALLIN, Estonia



A sólo 80km separado de Helsinki por el mar Báltico, Tallin es una parada casi obligatoria para los que visitan Helsinki, casi como si fuera un barrio más de la capital finlandesa. Unos acuden para aprovechar los precios mucho más bajos que en Finlandia, otros, para disfrutar de una ciudad medieval tan bonita y cuidada como esta.


Entre Rusia y Escandinavia, esta antigua república soviética ha sufrido una rápida transformación desde su independencia en 1991, en especial, con Internet y el teléfono móvil y el sector de las TIC tiene hoy en día gran relevancia en el PIB del país.
En 2004 entró en la Unión Europea.

Vamos a darle un poco a la historia de la etapa soviética:

-La colonización rusa, sumada a los estragos demográficos de la guerra, alteró la composición étnica tradicional de la población. La tercera ola de deportaciones en masa tuvo lugar en 1949, cuando se calcula que fueron enviados a Siberia 40.000 estonios, en su mayoría productores que se resistían a la colectivización forzada impuesta por las autoridades. La mitad de los deportados murieron, mientras que la otra mitad no pudo volver hasta los años 60.

-Militarización: Una importante instalación militar era la ciudad de Paldiski, que en 1962 pasó a ser un centro de entrenamiento de submarinos nucleares de la Marina Soviética. Con sus dos reactores nucleares basados en tierra, y sus 16.000 personas empleadas, era la mayor instalación de su clase de toda la Unión Soviética.

-Rusificación: durante los 45 años de ocupación aproximadamente medio millón de ruso-parlantes fueron trasladados a Estonia por la administración para implantar la industrialización y la militarización. Hoy en día, el 26% de la población es rusa.

-Economía: La dominación soviética repercutió negativamente en el crecimiento económico de Estonia, siendo casi nulo en comparación con otras economías de su entorno, como la finlandesa o la sueca, con las que Estonia estaba a la par antes del comienzo de la II Guerra Mundial.

-La Revolución Cantada: tras muchas otras revoluciones, en agosto de 1989, unos dos millones de estonios, letones y lituanos formaron una cadena humana de más de 560 km, desde Tallin hasta Vilna, para exigir la independencia de los Estados bálticos. Moscú aceptaría la autonomía económica de la república el 27 de noviembre.

Y ahora volvamos a mi experiencia en Tallin.


Me bajé del bus con origen en Tartu en la estación de buses de Tallin. No encontré ahí ninguna oficina de cambio ni de información. Había cometido un error, mi mapa era sólo del centro de la ciudad y mi hostal no se ubicaba ahí. Necesitaba un mapa mayor.
Al final una señora muy maja me indicó el bus que tenía que coger y dónde me debía parar. El Hostel Mahtra era el más barato que había encontrado en Internet y se encontraba en número 44 de la calle con su mismo nombre, a las afueras de Tallin.


En realidad lo que pensaba que iba a ser una calle, resultó ser una gran explanada con bloques soviéticos dispuestos como setas, no formaban calles y encontrar el número 44 fue un poco complicado para mí, que no estoy acostumbrada.
En todo el hostal no había nadie, excepto la recepcionista, que no me dejó pagar con tarjeta y me tuve que ir a un banco a cambiar pelas.


Me hubiera gustado encontrar más gente en el hostal para poder relacionarme un poco. Pero como no hay mal que por bien no venga; aunque yo había reservado una cama por 6€ en una habitación con 5 camas más, por el mismo precio me dieron una habitación doble, con TV y baño privado. Regalado.
Me empecé a sentir sola y me dije, "vete al centro". Tras haber cenado, tomé un bus y me senté en un banco de un parque de Tallin.
A los diez minutos se sentó un chico a mi lado:

- Hei, mida sa siin teed?
- Lo siento, no hablo estonio –en inglés-.

A partir de aquí en inglés:

- ¿Y de donde eres? Yo soy Even, de aquí.
- De España, viajo sola, Inés, encantada.
- Estoy hasta los huevos de mis amigos, bueno en realidad amigos tengo 3, éstos son sólo colegas para beber.
- ¿Y eso?
- Se están pegando con un grupo de rusos y paso de meterme en medio y eso que la semana pasada me robaron la cartera; los rusos siempre dando mal.

Al rato vino una “amigo" suyo.

-¿Eso de ahí es vodka?
-Sí.
-Dame.

Cogió la botella y se limpió las heridas provocadas por las peleas. Se fueron.
Me quedé con Even que me contó algunas anécdotas con las que conocería un poco más Estonia.
Tomamos unos chupitos de vodka, que para brindar se dice algo así como ¡Derbisex!
Acababa de aprender que los rusos y los estonios no se llevan muy bien:

-Mi hermano es un gangster de la mafia estona, pero no lo conozco mucho. Sólo que una vez unos rusos se estaban metiendo conmigo, se acercó mi hermano y salieron corriendo.

-No se te ocurra cruzar el paso de cebra en rojo que los polis son unos cachondos. Si te ven no te harán pagar multa pero te obligarán a cruzar 10 veces. Siendo que tarda un minuto en cambiar de color, por lo menos estarás 20 minutos haciendo el mamón.

-Me gusta mucho Estonia y estoy muy orgulloso de ser de aquí. Incluso me gusta que tengamos nuestra propia lengua y que sea tan complicada. Nuestros edificios son muy bonitos, excepto los grises soviéticos, claro. (Los estonios en general son muy patriotas).



Nos fuimos de cañas por algunos de los múltipes bares del casco. En el Hell Hunt tomamos sidra (sin escanciar), que debe ser bastante típico.

No fui capaz de aguantar hasta la hora en que comienza a funcionar el transporte urbano y además no quería estar hecha unos zorros al día siguente: así que me volví en taxi. No recuerdo el precio, sorry.

Al día siguiente quedamos a comer en el restaurante Kathmandu, que como él me dijo, “Es barato y ponen platos grandes”. Even, además de los tallarines, se pidió un Kéfir, una bebida a base e leche fermentada con un hongo, muy común en las repúblicas bálticas. Personalmente el Kéfir me da un poco de asquete, por recuerdos de mi infancia. Mis padres estuvieron mucho tiempo bebiendo Kéfir todos los días porque es muy saludable, pero no me gustaba abrir la nevera y tener un hongo coliflorero saludándome todos los días.

Nos fuimos a ver las siguientes cosas, qué bien esto de tener un guía:

-El Palacio y los jardines de Kadriorg, o la residencia presidencial. También alberga un museo de arte.


-Russalka Monument. Una estatua construida en honor al barco armado Russalka que a finales del siglo XIX se hundió en el trayecto de Tallin a Helsinki, muriendo toda la tripulación.


-La Ciudad Medieval o Casco Histórico. Todo lo que viene a continuación se encuentra aquí.


-La plaza del Ayuntamiento frente unos edificios de tonos pastel.



-La Raeapteek o farmacia municipal. Aquí me senté a ver la plaza y notaba que todo el mundo me estaba haciendo fotos. En realidad estaban fotografiando la botica más antigua de Estonia, que funciona desde 1422.


-Paks Margareeta o el baluarte de Margarita la Gorda. Even me contó que estaba construido en piedra caliza.


-Un monumento en memoria de las 852 personas que murieron en el hundimiento de un ferry de pasajeros en Estonia el 28 de septiembre de 1994. Se pueden leer todos los nombres de las víctimas.


-La catedral de Alexander Nevsky es una preciosa catedral ortodoxa construída en la colina de Toompea en el año 1900, cuando Estonia formaba parte del imperio zarista ruso. La foto la he robado, se me olvidó sacar la cámara.


Me despedí de Even porque tenía que ir a su pueblo a visitar a sus padres. Espero encontrame más Evenes por mi viaje. El día siguiente estaría de relax por Tallin hasta la hora de tomar un barco a Helsinki.
Head aega, repúblicas bálticas!

16 comentarios:

Ignacio J. Rivas dijo...

Qué envidia de viaje! A ver cuando me pego yo el próximo.....Saludos!

Nolfy dijo...

Gran artículo, Inés!!

¿No pasaste miedo en un parque estonio, de noche, rodeada de una pandilla de estonios y rusos intercambiando tollinas?

Ines_tables dijo...

Aún no era de noche. Había muchos grupetes haciendo botellada.

Elena dijo...

Mucha informacion! De hecho nunca he pensado viajar a Estonia pero parece genial. Yo he conocido algunos Evenes por mis viajes y siempre son interesantes. ja.

http://www.gringaespanola.com/

Gloria dijo...

Pues menos mal que nos enteramos "a toro pasado" pero aún así se me han abierto las carnes cuando lo he leído. Las fotos están muy bien pero se echa de menos una foto del lugareño.

Ines_tables dijo...

Joé, que yo no vi la pelea. Pero debe ser común por desgracia.
Pues los lugareños y lugareñas son muy guapos!!

MIGUEL NONAY dijo...

Hola Inés, me encanta como has relatado esta aventura, con guapete incluido, jeje.
La verdad que al leerlo no me ha costado transportarme a Tallín e ir recorriendo los lugares que describes.
Muy bueno el post.
Besicos, guapa
Miguel Nonay
-------------
www.asaltodemata.com

Almudena dijo...

Me encantó Tallin, es precioso, lo que pasa que nosotros estuvimos un rato por la ciudad medieval y luego salimos de toda esa parte turística.
Pero que bonito toooodo.
Un besazo

Marta dijo...

Pedazo viaje! q envidia!!

Muchas gracias por pasarte por el blog

Saludos!

Viajerocan dijo...

Como siempre, un estupendo relato. Gracias!

Edu dijo...

Tallin es la Praga del Baltico.
Un Saludo

Edu dijo...

Gratamente he ido a parar a tu blog. Veo que te lo curras mucho...
La cosa que este verano he estado yo también por allá, me ha traído muy buenos recuerdos; ese aire medieval que se respiraba.
Enhorabuena por el blog.

Ines_tables dijo...

Miguel: eso intento, describir lo que veo para que os lo podáis imaginar. Si lo consigo, urra!
Almudena: salisteis tanto como yo que me fui al mundo de los bloques grises? Las afueras no tienen nada que ver con el centro...
Marta: ryanaires y aesyjetes, tallin no está tan lejos.
Viajerocan: gracias majo.
Edu1: mmmm, riga también mola. No sé cuál es más bonita.
Edu2: malegro. Poco a poco se van haciendo más conocidas, se lo merecen.

luis dijo...

Hola Inés,

He llegado a tu blog de casualidad y me ha sorprendido ver que acabé durmiendo una noche hace unos meses en el mismo hostal que tú en Tallin. Para mi fue accidental, porque llegué un día antes de lo que tenía previsto y tuve que buscar algo de urgencia.

La señora rusa supermaja, yo me entendí con ella en polaco y con tres palabras en ruso. La verdad es que el hostal es para poner los pelos de punta, aunque no sea peligroso, ni la zona, merece la pena pagar algo más e irse al mismo centro.

Estonia está muy bien. Se la recomiendo a todo el mundo.

Un saludo y a seguir viajando!

Ines_tables dijo...

Hola Luis!
No me fijé en que el hotel estaba tan lejos, pero me salió bien la jugada pues por ese precio tuve la habitación soble con baño para mí sola. Anteriormente había compartido habitación con desconocidos.
Sabes polaco y ruso? Así no me extraña que te entiendas con la señora, jaja.
A mí también me gustó Estonia.

Anónimo dijo...

Yo estado en Tallin en Septiembre y es precioso,,recomiendo ir ..